LOS IMPUESTOS ESPECIALES DE FABRICACIÓN DENTRO DEL SISTEMA DE VENTAS A DISTANCIA / por

posted in Novedades

LOS IMPUESTOS ESPECIALES DE FABRICACIÓN DENTRO DEL SISTEMA DE VENTAS A DISTANCIA

 

Es hecho notorio que hoy en día, las ventas a distancia se han convertido en un uno de los medios de comercialización más utilizados. Por ventas a distancia debemos entender aquellas celebradas sin la presencia física simultánea del comprador y del vendedor, donde, tanto la oferta, como la aceptación, se realizan de forma exclusiva mediante una técnica de comunicación a distancia de cualquier naturaleza.

En cuanto a su regulación, debemos atenernos a lo dispuesto en la Ley 38/1992, de Impuestos Especiales, en cuyo artículo 4.33 define el sistema de ventas a distancia dentro del ámbito de las operaciones intracomunitarias:” “Ventas a distancia”. Sistema de circulación intracomunitaria de productos objeto de impuestos especiales de fabricación por los que ya se ha devengado el impuesto en el Estado miembro de origen, que sean adquiridos por una persona que no sea ni un depositario autorizado ni un destinatario registrado establecido en otro Estado miembro, y que no ejerza actividades económicas independientes en relación con dichos productos, con las restricciones que se establecen en el artículo 63 (aplicables únicamente a las labores del tabaco), siempre que tales productos sean enviados o transportados, directa o indirectamente, por el vendedor o a cargo del mismo y que se cumplan las condiciones y requisitos que se establezcan reglamentariamente.”

Asimismo, y en lo relativo al régimen de tributación, destacar el artículo 68 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido.

Cabe remarcar que el sistema de ventas a distancia se trata de un procedimiento exclusivo de la circulación intracomunitaria de productos objeto de los impuestos especiales de fabricación. Estos productos deben tener los impuestos especiales devengados en el Estado miembro de origen, pudiendo ser objeto de devolución una vez que se pruebe que se ha producido el pago en el Estado miembro de destino donde van a ser consumidos.

En este tipo de ventas, el vendedor de los productos deberá ser siempre un empresario, acreditando su condición como tal, previo cumplimiento de las obligaciones registrales previstas en la demarcación territorial donde se devenguen los impuestos especiales, siendo ésta la localización desde donde se efectuarán los envíos.

Son muchas las particularidades y exigencias reglamentarias que exige este tipo de comercialización intracomunitaria, como son la necesidad de cumplir con los requisitos de representación en el país de destino, cumplimiento que yace conexo a las obligaciones fiscales y requisitos que se establezcan reglamentariamente, como lo son las obligaciones en materia de inscripción, contabilidad, garantía y pago de los impuestos especiales de fabricación correspondientes a los productos enviados por el vendedor que representa.

Tales obligaciones están relacionadas con la obligación de presentar la documentación de circulación que se exigirá en cada país de destino, debiendo cumplir con las especificidades de cada Estado, pudiéndose aplicar multas tributarias en caso de desatender las obligaciones fiscales que procedan en su caso.

Y es que a quien recae la responsabilidad de cumplir con las obligaciones en el Estado miembro de destino derivadas de la utilización del sistema de ventas a distancia es al vendedor, quien, a su vez, deberá actuar mediante un representante fiscal.

Como regla general, las ventas de bienes a particulares tributan donde se inicia el transporte, pero con este régimen, si se sobrepasa una cifra de ventas a un mismo país, pasarán a tributar en éste. De modo que únicamente cuando en ese año se hayan superado dichos umbrales, se aplicará el IVA del Estado miembro de destino. Será potestad de cada país fijar los umbrales, por lo que es responsabilidad de cada empresario tener conocimiento de la existencia de estas cifras.

Existe también la posibilidad de que el empresario opte por la tributación en destino de todas las ventas efectuadas para un mismo Estado miembro, aunque el volumen de esas ventas no haya superado el umbral establecido. En este caso concreto, la tributación y ejercicio de esta opción deberá comunicarse mediante la correspondiente declaración censal de alta, y modificación en el año anterior al que surta efecto o antes del inicio de operaciones si estamos ante un inicio de actividad.

Caso distinto es el previsto en el artículo 68.Cuatro de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, de cuya redacción podemos extraer que cuando dichas entregas tengan por objeto bienes que sean objeto de Impuestos Especiales, no se entenderán realizadas en ningún caso en el territorio de aplicación del impuesto. Éstas entregas de bienes se entenderán siempre realizadas en el Estado miembro en el que se encuentren los bienes en el momento en que finalice su expedición o transporte con destino al adquiriente. Así pues, el vendedor estará siempre efectuando entregas sujetas al IVA vigente en cada uno de dichos Estados miembros. Los bienes sujetos a Impuestos Especiales siempre tributarán el IVA en destino.

Por todo ello, y a la vista de la complejidad en el cumplimiento de los requisitos tanto legales como propios de cada Estado miembro, es esencial y les recomendamos encarecidamente que consulten con sus abogados o especialistas, quienes les podrán orientar y asesorar para que las ventas a distancia que pretendan realizar no contravengan la normativa aplicable.

En todo caso recordarles que el equipo de Blas de Lezo queda a su entera disposición y estará encantado de ayudarles en cualquier consulta que pudieran tener respecto a la participación en cualquier venta a distancia.

 

Núria Alquézar

Blas de Lezo

C/60 Zona Franca n.25, Barcelona, España

D: +34 934192489 | M: +34 675575843

nalquezar@bdlezo.com | www.bdlezo.com

 

Barcelona - Madrid - Vigo - Las Palmas - Houston top